- A donde vas este año de vacaciones de vacaciones?
- A Uzbekistan-respondí
- A donde?
- Uz-be-kis-tan
- Donde esta eso? Estáis locos? No hay un país mas cercano?
- Es un país precioso y he leído que son supermajos, aunque sean musulmanes , no son nada radicales y no hay problemas
- A ver si venís enteros...

Conversaciones de este tipo fueron habituales en los meses previos al viaje. Desde que en su dia vi un reportaje de Samarkanda, Uzbekistan ha estado en la lista de viajes futuribles y creiamos que ya era hora de visitar este maravilloso pais, no nos hemos equivocado en absoluto

Podriamos definir asi a Uzbekistan; tierra de las mil y una noches, viaje en el tiempo a la ruta de las especias y de la seda, visitando las ciudades míticas de Khiva, Bukhara y Samarkanda. Minaretes, mezquitas, madrasas, grandes plazas, palacios y fortalezas y el aroma del desierto rodeando los oasis donde se encuentran estas ciudades. Como aperitivo Taskent, ciudad moderna, reflejo de su reciente pasado como republica rusa y con un atisbo de control que aun se respira en las plazas y metro y para continuar y antes de llevar a las urbes anteriores, el mar de Aral, aterrizaje en Nukus, y viaje a través del desierto a Moynaq, pueblo fantasma de lo que era un pueblo marítimo de veraneo con gran industria conservera y vacío, solitario y enfermo hoy en dia.

Nos ha sorprendido mucho los uzbekos, gente que derrocha simpatía, llenos de amabilidad, sonrisa dorada y curiosidad. Todo los días nos han venido gente a pedirnos permiso para hacernos fotos, cuando yo suelo ser el que fotografía a los autóctonos.

A continuación os muestro algunas fotos, la gran mayoría las publiqué desde Uzbekistan a través del Instagram. En los próximos meses ya os iré mostrando el país con mayor detalle