0
miércoles, 2 de diciembre de 2015

Escó y termas de Yesa



  En las recientes visitas al Pirineo hemos tenido la oportunidad de visitar el pueblo abandonado de Escó y las termas del embalse de Yesa. Escó es un pueblo abandonado, mayoritariamente en los años 60, al verse afectado por la construcción del pantano de Yesa, que anegó sus mejores tierras. En la actualidad viven solamente cuatro personas que se dedican al pastoreo de ganado lanar. Cuando baja el nivel de agua del embalse de Yesa ,surgen las ruinas del antiguo balneario que tuvo que abandonarse para la construcción del embalse, y se puede acceder al manantial de aguas sulfurosas que brotan a 37ºC. Mucha gente aprovecha estas aguas para darse largos baños y embadurnarse lodo.